Melón amarillo

De origen europeo posee un color intenso y una forma muy redondeada con pequeñas ramificaciones que lo dotan de una textura algo rugosa. Es de los más llamativos del mercado a simple vista. Su tamaño es menor lo que lo hace muy práctico e ideal si no vas a consumir una gran cantidad o no deseas cargar con mucho peso. Es uno de los melones más dulces y suelen comerse en el verano, ya que a parte de ser la época esta variedad no se conserva tanto tiempo como otras debido a su piel más fina.
Con gran cantidad de agua rica en nutrientes como el calcio, el potasio, el hierro y el ácido fólico, estos contribuyen de manera positiva a mantener el bienestar a nivel general y unos dientes sanos. Contiene vitamina A y vitamina E, las cuales contribuyen con el cuidado de la piel contribuyendo a la prevención del cáncer, igualmente contribuye a tu salud cardiovascular.