Mucho sobre la fresa… y si es de Aranjuez, mucho más.

Fresa de Aranjuez

Una de las frutas más apreciadas desde la Antigüedad es la fresa (Fragaria vesca) y es uno de los productos más reconocidos de la huerta de Aranjuez, una delicia que posee más cantidad de vitamina C que muchos cítricos y es el complemento ideal para acabar con un broche de oro una suculenta comida. Pertenece a la familia de las rosáceas y es sumamente especial, ya que es la única fruta que tiene las semillas en el exterior.

Por su forma de corazón e intenso color rojo, la fresa se ha considerado desde la antigüedad como un símbolo de Venus, la Diosa del amor. En algunas zonas de Francia las fresas eran consideradas como un afrodisíaco, y era tradición que los recién casados ​​las degustaran en forma de sopa fría. Así mismo en Baviera aún sigue practicándose cada primavera el rito de atar pequeñas cestas de fresas a los cuernos de sus animales como ofrenda a los Elfos, que son apasionados de las fresas, y a cambio estos harán que nazcan muchos becerros sanos y que se produzca leche en abundancia.

Ana Bolena, la segunda esposa de Enrique VIII tenía una marca de nacimiento en el cuello en forma de fresa y según sus detractores, que no eran pocos, lo consideraban la demostración de que era una bruja.

Como símbolo de la perfección y la justicia, los canteros medievales tallaron diseños de fresa en altares y capiteles de iglesias y catedrales.

Muchas son las leyendas y tradiciones relacionadas con las fresas: se dice que si se rompe la fresa por la mitad y se comparte con un miembro del sexo opuesto este rápidamente se rendirá a nuestros encantos… la verdad es que no podemos dar fe de que todas estas bonitas y curiosas tradiciones tengan mucho de verdad. Lo que si podemos garantizar si la fresa es de Aranjuez, es que degustará una fresa única y deliciosa, una fresa que durante siglos se ha criado en esta fértil vega y que ha sido la estrella en mesas de reyes y gourmets. La fresa de Aranjuez es única por su aroma y sabor, un sabor que le inundará el paladar, un sabor que le dirá ¡hola primavera!

Publicar comentario