Espárragos. Antiguas recetas (1)

Esta Yerba, para aprestarla como se debe, era necesario que la cortara un convaleciente, porque con sus débiles fuerzas tronchará del espárrago lo que se come, quando los cocineros forzudos, cortando todo lo que pueden tronchar, nos guisan en lugar de espárragos trancas, y palos inmasticables. Del espárrago no se ha de cortar sino lo que él buenamente diere de suío, que por lo común son dos pedacitos. Lo demás es leña. Compónense con guebos en tortilla, ô rebueltos. También con azeite y vinagre, los trigueros, y con salsa de manteca.